CARGANDO...







informacionesAccionesProyectosColaboráPublicacionesAudiosVideosBuscador

artículo

Objetivos y Principios del comercio justo


Hacer evolucionar las prácticas comerciales hacia la sostenibilidad y la incorporación de los costos sociales y medioambientales, incidir en la toma de conciencia de la gente y en las legislaciones nacionales e internacionales.

Se trata de involucrar a los productores en una práctica económica con responsabilidad social y transparencia comprometidos en la sostenibilidad del planeta, utilizando técnicas de producción que respeten los ecosistemas particulares y ayuden a la conservación y uso sostenido de los recursos naturales. Esto supone reforzar la conciencia del productor, desarrollar organizaciones democráticas entre los productores, vincularse con su entorno local, su país y el mundo. Pero, supone también buscar el reconocimiento de los Estados, lo que ha de expresarse en leyes que normen y promuevan la responsabilidad social y medioambiental de la actividad productiva y comercial.

Generar conciencia en los consumidores acerca del poder que tienen de actuar a favor de intercambios más justos.

Es necesario dar a conocer las condiciones injustas del intercambio comercial y de las condiciones de trabajo de los productores en el comercio internacional, para que los consumidores puedan adoptar actitudes críticas frente a estos hechos y actuar colectivamente en favor de intercambios más justos y por el respeto a los derechos básicos de los productores y consumidores.

Impulsar estrategias que busquen el equilibrio entre los mercados locales e internacionales.

Revertir el desigual desarrollo de los mercados, que mantiene deprimido el mercado interno para los productores de los países del Sur y boyantes los mercados externos para las transnacionales. El mejoramiento de la calidad de la producción es una de las estrategias para que los pequeños productores puedan desempeñarse tanto en el mercado tradicional como en el mercado del comercio justo.

Promover las relaciones de equidad de género.

Se trata de incentivar a la participación humana integral, con relaciones equitativas entre hombres y mujeres dentro de un proceso que ofrezca a las mujeres la oportunidad de adquirir un papel más activo en el proceso de desarrollo y en la toma de decisiones y la gestión de la organización. Para ello, se debe promover una mayor participación de las mujeres en la actividad económica, social y política.

Favorecer la expresión de las culturas y valores locales, en el marco de un diálogo intercultural.

Reconocer que los productos no sólo tienen valor de uso y valor de cambio, que también a través de ellos se expresan realidades y vivencias características de la cultura de quienes los producen y, por lo tanto, son vehículos de comunicación e intercambio que posibilitan un proceso de diálogo intercultural con los consumidores, quienes a su vez expresarán sus gustos y deseos a ser considerados respetando la identidad de ambos.

Promover el desarrollo integral en el ámbito económico, organizativo, social y político.

En el ámbito económico, enfatizando el mejoramiento de las técnicas de producción y la diversificación de la producción, con el objetivo de disminuir la dependencia de un solo producto como fuente de ingresos. En el ámbito organizativo, mejorando la capacidad gerencial y administrativa de los directivos actuales y futuros de la organización, así como la plena participación de los miembros en la definición de las estrategias a seguir y en el uso de los ingresos adicionales que resulten de las ventas bajo las condiciones del Comercio Justo. En el ámbito social, buscar la mejora de las condiciones de vida de los miembros de la organización y sus familias y en general de la comunidad donde se ubican, por ejemplo a través de políticas y programas de salud y educación, mejoramiento de viviendas y sistemas de agua potable, etc.

Cuáles son los Principios del comercio justo?

El comercio justo surge, no sólo como una alternativa de cooperación comercial para los productores excluidos de los países del Sur, sino también como un conjunto de prácticas que se inscriben en una concepción de los intercambios que rompe con el paradigma económico y la visión de desarrollo imperantes.

En ese sentido, posee un poder transformador que posibilita establecer otros tipos de relaciones entre productores y consumidores, basadas en la equidad, la cooperación, la confianza y el interés compartido. Es decir, surge como una experiencia de solidaridad en la economía cuyos contenidos o ejes centrales son:

El desarrollo de nuevas formas de intercambio económico basadas en la solidaridad que buscan el desarrollo sustentable y justo de los territorios y sus habitantes.

La cooperación es la base y la condición de los intercambios y ello implica desarrollo de la confianza, transparencia en la información, relaciones justas y duraderas.

La sustentabilidad de los intercambios supone también la incorporación de los costos sociales y medio ambientales que son asumidos conscientemente por los productores y consumidores.

El comercio justo busca crear criterios y normas que permitan el desarrollo de mayor equidad en las transacciones comerciales entre los países del Norte y los países del Sur, modificando la tradicional división internacional del trabajo.

El establecimiento de una relación más directa y solidaria entre los productores y los consumidores, no sólo como mecanismo de abaratamiento del precio de los productos, sino como un proceso de socialización en la búsqueda de construir un mundo responsable y sustentable.

La búsqueda de una mayor humanización del proceso comercial, y es por eso que se ubica en una visión de la economía que se centra en la persona humana y no se limita al intercambio mercantil y monetario.





ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 21/FEB/2024

ir a página inicial